MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.

Descargar miles de libros gratis


Un Lord para mí - Olga Salazar


El único motivo por el que Lady Victoria estaba dispuesta a mantener una conversación educada con cierto caballero era porque se encontraba en la boda de su hermana y el caballero en cuestión acababa de convertirse en el nuevo pariente de la protagonista: la novia. 



Esa era una circunstancia para la que no tenía escapatoria. Por todo ello, tuvo que fingir una sonrisa y aceptar la copa que le ofrecía Lord Sebastian Middlethorpe. No obstante, se permitió fantasear con arrojársela en la cara y marcharse de allí encantada. —

No creo que el barón Shelton sea una buena compañía para ti y, ya puestos, tampoco me lo parecen el vizconde Bloomberg ni el duque de Chespeake —comentó él sin una introducción previa. —Desconocía que supieras tanto acerca de los caballeros con los que hablo —respondió ella, negándose a mirarle. 

Desde la tarde en la que se encontró con Sebastian del brazo de su amante, una cantante de ópera italiana, se había prohibido a sí misma mirarle o a hablar con él más allá de lo que dictaba la buena educación. —Es inevitable, frecuentamos los mismos lugares —confesó sin apartar la mirada de ella. —

En ese caso tienes razón. No son adecuados para mí. Sebastian entrecerró los ojos antes de preguntar. —¿Adecuados? ¿Planeas encontrar marido esta temporada? —Sí —reveló sin comprometerse con una respuesta más elaborada. —¿Por qué tanta prisa? Torie dejó de evitar su mirada y se dio la vuelta para observarle de frente. —Si tienes que preguntarlo es que no sabes nada de mi familia. 

Tu madre —aventuró él. Conocía de primera mano el deseo de la condesa de Berbrooke de casar a sus hijas. Había sido amigo de Brianna durante casi toda su vida, además de vivir a escasas millas de la familia del conde, por lo que no era una sorpresa que Lady Warwick decidiera casar a su única hija soltera. 

—Exacto. Ahora que Brianna se ha casado centrará toda su atención en mí Sebastian se encogió de hombros. —Era inevitable, después de cuatro temporadas. Victoria se negó a ofenderse, por lo que continuó con su actitud impasible, a la espera de que los novios se marcharan de su propia recepción. 

Conocía a Sebastian y sabía que esperaba que ella se enfadara y le replicara, pero no tenía intención de hacerlo. Por fin había terminado con él y con el estúpido enamoramiento que había sentido durante gran parte de su vida. Había tomado una decisión y tenía toda la intención de mantenerse firme en ella, iba a casarse y para ello tenía que olvidarse por completo de la única persona que podía estropear sus planes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario