MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.

Descargar miles de libros gratis


El Poder del Metabolismo - Frank Suárez


Desde muy joven tuve problemas con mi peso. Siempre fui “gordito”. Estudié la escuela superior en una escuela militar de varones y allí los compañeros se mofaban de mí por mi obesidad. Me tenían un nombre no muy agradable (no se puede imprimir) que tenía que ver con una parte de mi cuerpo. Como era “gordito”, lento y pesado no participaba en ningún deporte de mi escuela. Me acostumbré a la idea de ser un simple observador de los deportes. 



La vida social que recuerdo de esa época estaba llena de rechazos, incluyendo el de las muchachas que bailaban conmigo solamente porque yo tenía mucha habilidad para bailar, aunque era “gordito”. Más allá de lograr que bailaran conmigo se me hacía difícil iniciar una relación. De una forma u otra me sentía como un ser atrapado en grasa y con los años aprendí a aceptarlo como algo inevitable. Por suerte tenía habilidades con la música. 

Aprendí a tocar el saxofón y de esa forma logré llamar la atención de algunas chicas. Con el tiempo entablé una relación, me casé, tuve 4 hijos y continué mi vida profesional, pero siempre sintiéndome más “gordo” y pesado de lo común. Unos 25 años después que dejé la universidad y empecé a trabajar había seguido poco a poco ganando peso. 

No solamente estaba 40 libras sobrepeso sino que, para colmo, mi médico, un amigo personal, me advirtió que mi presión arterial, mi colesterol† y mis triglicéridos† estaban fuera de control. Inclusive me advirtió que estaba a punto de desarrollar diabetes. Estas advertencias tan severas de mi amigo y doctor me hicieron reaccionar y decidí hacer algo al respecto. Poco sabía en aquel entonces lo que me esperaba. 

Busqué ayuda profesional. Hice una dieta de controlar las calorías y bajé 20 libras de peso, pero pasando algo de hambre, porque esa dieta era una de esas dietas de siempre comer menos que lo que el cuerpo me pedía. La “fuerza de voluntad” era un elemento vital para llevarla acabo. Aunque ya había bajado 20 libras y sólo me quedaban 20 más para llegar a mi meta, eventualmente me quité de la dieta porque me estanqué en el peso y aunque hiciera la dieta simplemente no bajaba más. 

Me desanimé y la dejé. En los próximos 3 meses aumenté las 20 libras que había perdido y otras 10 o 12 libras más. O sea, había rebotado como un yo-yo. Unos meses después decidí tratar la dieta vegetariana y me volví vegetariano. Bajé de peso, pero nuevamente llegó un punto donde se estancó la pérdida de peso y me sentía débil. Otra vez me desanimé y dejé la dieta. 

En poco tiempo volví a aumentar lo perdido y algo más. Tiempo después hice otros intentos, incluyendo ponerme a trotar (“jogging”), lo cual me hizo rebajar muchísimo. Hasta que un día tuve una lesión corriendo y dejé de correr. El peso regresó para atrás “más rápido que ligero”. Mi propósito de bajar de peso se había vuelto una tortura constante. Aun así seguí intentando otras dietas y sistemas. Una de las dietas que traté fue la famosa dieta Atkins que era una dieta de comer sólo carne y grasa. 

En esa dieta bajé muchísimo, 35 libras, pero un día me dio un mareo y desperté en la sala de emergencia. Después de ese susto algo me decía que una dieta de pura carne y grasa no podía ser algo saludable para mí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario