MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.

Descargar miles de libros gratis


La Psicología de los Sentimientos - Théodule Ribot

La psicología de los estados afectivos está, según la opinión general, muy confusa y poco adelantada. Aun cuando se ha beneficiado en cierta medida de la pasión contemporánea por las investigaciones psicológicas, se debe confesar que no ha ejercido en estos trabajadores más que una seducción moderada; se han preferido otros estudios, los de las precepciones, de la memoria, de las imágenes, de los tnovimicntos, de la atención. Si hiciera falta una prueba, la encontraríamos en las listas bibliográficas que se publican actualmente en Alemania, en América, en Francia y que dan el inventario psicológico de cada año. 



De la totalidad de los libros, memorias y artículos publicados, lo que se refiere al sentimiento viene á ser por término medio menos aún de la vigésima parte. Es bien poco para la función que las emociones y las pasiones desempeñan en la vida humana, y esta parte de la psicología no merece tal abandono. A la verdad, en estos últimos tiempos, W. James y Lange parecen haber puesto un término :í ese estancamiento. Su tesis, en apariencia paradógica, ha suscitado, sobre todo en América, discusiones, críticas, apologías en ng nraúmero y, lo que vale más, observaciones é investigaciones. Es necesario reconocer que, para los que se preocupan algo de la precisión y de la claridad, el estudio de los sentimientos presenta grandes dificultades. 

La observación interna, guía poco segura y que no conduce lejos, es aquí especialmente sospechosa. La experimen- ,ación ha dacio algunos resultados muy apreciables, pero mucho menos importantes y menos numerosos, que para las demás partes de la psicología. Las investigaciones de pormenor, las monografías faltan; de suerte que en nuestro asunto abundan á cada momento cuestiones muy confusas. En fin, el perjuicio dominante, que consiste en asimilar los estados efectivos á los estados intelectuales, á considerarlos como sus análogos, ó como dependientes de ellos. y á tratarlos como tales, no es propio sino para inducir á error. 

En efecto, en todo el estudio sobre la psicología de los sentimientos, tenemos que elegir entre dos posiciones radicalmente distintas, y esta elección impone una diferencia en el método. Sobre la naturaleza esencial y última de los estados afectivos hay dos opiniones contrarias. Según la una son secundarios, derivados, cualidades, modos ó funciones del conocimiento; no existen sino mediante éste; son «inteligencia confusa »: tal es la tesis intelectualista. Según la otra son primitivos, autónomos, irreductibles á la inteligencia, pudiendo existir fuera de ella y sin ella; tienen un origen totalmente diferente: tal es la tesis que, bajo la forma actual se puede llamar fisiológica. 

Ambas tesis tienen variantes; las paso por alto, porque no escribo su historia, pero todo entra en la una ó la otra de estas dos grandes, corrientes...


No hay comentarios:

Publicar un comentario