MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.


Sexualidad Infantil y Apego - Daniel Witlocher

¿Cómo evolucionan las relaciones entre el amor dirigido hacia las personas reales del entorno (en particular la madre) y las fantasías sexuales ligadas a la actividad autoerótica del niño? Esquematizando al extremo, pueden considerarse dos puntos de vista opuestos.


Por una parte, con Freud, la pulsión sexual es considerada primaria y tiene su origen en la excitación de las zonas erógenas. Es en la pubertad cuando “el proceso de descubrimiento del objeto se termina”, aun cuando se preparó desde la primera infancia (Freud, 1987, p. 132). Solamente en la etapa oral, en la medida en que las pulsiones sexuales son endógenas y primarias, puede hablarse de un “protoobjeto”, el seno, que prepararía para el descubrimiento ulterior del objeto. 

Pero no hay lugar en esta perspectiva para un amor de objeto primario independiente de las necesidades de autoconservación. Por otra parte, después de Balint, Fairbairn y Bowlby, el amor de objeto puede ser considerado primario. Pero, ¿cómo se articula este
apego con la experiencia del placer autoerótico apoyado en la necesidad de autoconservación? El riesgo, a mi juicio, es entonces reducir la sexualidad infantil a un simple esquema de comportamiento.

En un caso, en la perspectiva de Freud, la función del autoerotismo según Balint, el apego, en tanto que expresión de una relación con la madre real, es la fuente de las fantasías sexuales y entraña secundariamente la internalización del objeto. Es difícil articular ambas perspectivas y no se puede reducir una a la otra. Amor de objeto y autoerotismo coexisten a todo lo largo de la infancia. Las condiciones de satisfacción no son las mismas. 

El amor de objeto está dirigido hacia una persona real, un “otro” del entorno próximo. Esta interacción interpersonal da materia a representaciones mentales y a comportamientos interactivos. La meta consiste en la respuesta del otro, siendo la intención final ser amado por el otro. A diferencia del amor de objeto, la sexualidad infantil se construye a partir de una exigencia interna y obtiene su satisfacción en una actividad autoerótica psíquica o física. El objeto representa solamente aquí al actor llamado a tener un papel en el guión imaginario.

Es intercambiable y el mismo objeto puede cumplir diferentes papeles en el mismo guión. La consumación del deseo (Wünscherfüllung) es el objetivo buscado y la fuente del placer.
En el adulto, el placer sexual sería idealmente realizado mediante la relación amorosa con el otro en tanto que persona real. Si tal fuera el caso, la distinción entre amor de objeto y sexualidad perdería toda significación con el advenimiento de la sexualidad genital y sería sólo una marca de lo prematuro de la sexualidad infantil.


Reportar link si no funciona - 000427

No hay comentarios:

Publicar un comentario