MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.


El Séptimo Papiro ~ El Antiguo Egipto #2 - Wilbur Smith


El crepúsculo vino del desierto y su sombra púrpura cayó sobre los médanos. Como una gruesa capa de terciopelo, atenuaba todos los sonidos; el atardecer era sereno y silencioso.


Desde la cresta del médano contemplaron el oasis y el conjunto de pequeñas aldeas que lo rodeaban. Las construcciones eran blancas, de techo plano; las palmeras datileras más altas que cualquiera de ellas salvo la mezquita islámica y la iglesia cristiana copta. Las fachadas de los dos bastiones de la fe se enfrentaban desde márgenes opuestas del lago.
Las aguas del lago estaban oscuras. 

Una bandada de patos que bajó en picada alzó una mancha de espuma blanca cerca de los juncos de la orilla. El hombre y la mujer formaban una pareja dispareja. Él era alto y levemente encorvado, y los últimos rayos del Sol alzaban destellos en su cabello plateado. Ella era joven, apenas mayor de treinta, esbelta, alerta y palpitante. Llevaba la melena espesa y enrulada atada en la nuca con un cordón de cuero.

–Es hora de bajar. Alía nos espera.
Sonrió con afecto al mirarla. Era su segunda esposa. Cuando murió la primera, él pensó que la luz del Sol se había apagado. No había pensado que aún podía conocer la felicidad en la última época de su vida. Pero la tenía a ella y su trabajo. Era un hombre feliz y satisfecho.

Bruscamente se apartó de él y desató el cordón que le sujetaba el pelo. Sacudió la melena espesa y oscura y rió. Su risa era hermosa. Entonces se lanzó cuesta abajo por la ladera resbaladiza del médano, y su falda se alzó en torno de sus piernas al correr. Eran hermosas y estaban bronceadas. Conservó el equilibrio hasta la mitad de la ladera, cuando la gravedad la derribó y la llevó rodando hasta la base.

Él sonreía afectuosamente. En ocasiones se portaba como una niña. En otras como una mujer seria y decorosa. No sabía a cuál de las dos prefería, pero amaba a ambas. Al llegar a la base, ella se sentó y rió mientras se sacudía la arena del pelo.



Reportar link si no funciona - 000422

No hay comentarios:

Publicar un comentario