MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.


Deseo Peligro ~ Libro 2 - Robyn Hill


La mente de Julie, aturdida, era incapaz de encontrar una respuesta lógica a la mentira de
Andrew. Todo ese tiempo se había hecho el encontradizo, cuando en realidad él ya la conocía de alguna forma. «Pero ¿de qué? ¿Por qué tiene fotos de mí?», pensó. «¿Quién es este chico? ¿Por que siempre me dejo liar por chicos que no me convienen?»


Miró a su alrededor por si el despacho podía ofrecerle alguna respuesta al enigma, pero no
fue así. Apenas si había algún libro que otro desperdigados por la mesa y revistas de surf
amontonadas en una estantería. Dedujo que la habitación estaba destinada a ser un espacio de lectura o relajación.

El siguiente paso era lógico: pedir explicaciones a Andrew. El estado de confusión y sorpresa dejó paso a una repentina furia. Julia había sido engañada y necesitaba saber la razón. Mientras bajaba las escaleras con la foto en las manos, las imágenes del sexo con Andrew le acosaban. Su cuerpo fibroso de estrella de la música, su melena rubia y sus fulminantes ojos, su portentoso miembro viril… Y esos besos llenos de lujuria y suavidad… 

Aquella maravillosa conexión íntima y única en el chapuzón nocturno… Su despliegue de seducción no había sido más que una sutil estratagema que había desembocado en un revolcón memorable, pero vacío o falso. Andrew era un bastardo. Julie se acercó a la cama como un animal salvaje, deseaba despertarlo con cuatro gritos bien dados, tirarle del pelo, propinarle una serie de dolorosas bofetadas, atarle a una silla y aplicarle el tercer grado hasta que confesase todo…

—Andrew… —dijo con tono serio mientras le zarandeaba—. Andrew… Julie encendió una lámpara que se alzaba encima de una pequeña mesa junto al sofá cama. Necesitaba examinar con sumo detalle las expresiones de Andrew cuando afrontase sus preguntas.
Andrew emitió una especie de sonido gutural, regresaba de las profundidades del sueño no sin esfuerzo. Movió los párpados con pesadez y se fijó por un instante en ella. Julie tragó saliva, a pesar del evidente enfado contuvo el aliento al contemplar su arrollador e hiriente atractivo. Se obligó a obviarlo para no dejarse enredar de nuevo...

Reportar link si no funciona - 000375

No hay comentarios:

Publicar un comentario