MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.



Amor a Primera Cita ~ Mejor una Cita que Nunca #1 - Susan Hatler


Cuando se trata de hombres, soy una chica práctica. Bueno, mujer. Acabo de celebrar mi
cumpleaños número treinta el mes pasado. De todos modos, ¿mariposas en el estómago cuando conoces a un chico? Es una total fantasía. Culpo a las películas por toda esa publicidad.


Después de dos matrimonios fallidos, mi mamá descubrió con el Esposo Número Tres que todas las relaciones duraderas se basan en la compatibilidad, es por eso que recientemente me registré en Citas Detalladas… un popular sitio de citas en línea en Sacramento. Me ahorraría un tiempo precioso (por no mencionar la frustración y un corazón roto) conociendo la información de antemano sobre una posible pareja para ver si funcionaría en un largo plazo. ¿Museos y musicales? Sí. ¿Juegos de computadoras y fútbol de fantasía? No, gracias.

Después de seis semanas intercambiando correos electrónicos, lo había reducido a dos
prospectos: lookn4luv y jusUnME. Ambos chicos parecían tener intereses y objetivos compatibles con los míos, y los intercambios de correo electrónico habían estado bien, así que estaba feliz de tomar el próximo paso en el proceso de Citas Detalladas al planificar unas citas en el café “cara a cara” (por separado, por supuesto).

Mientras escribía un informe de queja de un cliente en mi computadora del trabajo, estaba
pensando con cuál potencial pareja tener la primera cita, cuando la cara de mi mejor amiga apareció sobre la partición del cubículo entre nosotras.
—¿Ellen?— Rachel inclinó la cabeza a un lado y su cabello castaño cayó sobre su mejilla. — ¿Tienes un segundo?
—Seguro—. A medida que se abría paso hacia mí, saqué de mi mente las próximas citas,
terminando de introducir el programa de Gilbert Watson que nuestro software había hecho que su laptop estuviera lenta (usando términos más profesionales, por supuesto), entonces giré en mi silla de oficina para mirarla. 
—¿Qué pasa? No puedes quejarte del trabajo todavía. Apenas es lunes por la
tarde.

— Muy graciosa—. Ella se acercó a mi escritorio, tomé mi pluma de Citas Detalladas que había adornado con corazones, y comencé a hacer clic obsesivamente sacando y metiendo la punta.
Me miró de cerca. —¿Pasa algo?
—No—. Su voz sonaba demasiado enfáticamente tensa para que me la creyera. —Todo está muy bien. Quiero decir, Chester ha tenido un mal rato adaptándose a la mudanza y todo eso, pero seguramente lo está haciendo mejor.

Reportar link si no funciona - 000382

No hay comentarios:

Publicar un comentario