MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.


El lector de cadáveres - Antonio Garrido

Aquella madrugada Cí se levantó temprano para evitar encontrarse con su hermano Lu. Los ojos se le cerraban, pero el arrozal le esperaba despierto, como todas las mañanas.
Se incorporó del suelo y enrolló la estera mientras aspiraba el aroma del té con el que su madre perfumaba la casa. Al entrar en la estancia principal, la saludó con una inclinación de la cabeza y ella le respondió ocultando una sonrisa que él descubrió y le devolvió. Adoraba a su madre casi tanto como a su hermana pequeña, Tercera. Sus otras dos hermanas, Primera y Segunda, habían fallecido de niñas debido a un mal de familia. Tercera, aunque enferma, era la única que quedaba.

Antes de probar bocado se dirigió al pequeño altar que habían erigido junto a una
ventana en memoria de su abuelo. Abrió los postigos e inspiró con fuerza. Afuera, los
primeros rayos de sol se filtraban tímidamente entre la niebla. El viento meció los
crisantemos colocados en el jarrón de las ofrendas y avivó las volutas de incienso que
ascendían por la sala. Cí cerró los ojos para recitar una plegaria, pero a su mente sólo
acudió un pensamiento: «Espíritus de los cielos: permitidnos regresar a Lin’an».
Recordó los días en los que sus abuelos aún vivían. En aquel entonces, el
poblacho era su paraíso, y su hermano Lu, el héroe que cualquier niño habría querido
imitar. Lu era como el gran guerrero de los cuentos que narraba su padre, siempre
dispuesto a defenderlo cuando otros críos intentaban robarle su ración de fruta o a
ahuyentar a los desvergonzados que pretendieran propasarse con sus hermanas. 

Lu le había enseñado a pelear empleando los pies y las manos de tal modo que sus rivales
se viesen desbordados, le había llevado al río para chapotear entre las barcas y a
pescar carpas y truchas que luego llevaban a casa con gran algarabía y le había
mostrado dónde estaban los mejores escondites para espiar a las vecinas. Pero, con la
edad, Lu se fue tornando vanidoso. Cuando cumplió los quince años, su fortaleza se
convirtió en un alardeo constante, pareja a su menosprecio por cualquier otra
habilidad que no fuese la de salir vencedor de una pelea. Comenzó a organizar
cacerías de gatos para presumir ante las chicas, se emborrachaba con el licor de arroz
que distraía de las cocinas y se vanagloriaba de ser el más fuerte de la pandilla. Se
volvió tan engreído que hasta las mofas de las muchachas las interpretaba como
halagos, sin comprender que en realidad siempre le evitaban. Y de ser su ídolo, Lu
pasó lentamente a provocar en Cí indiferencia...

Reportar link si no funciona - 000213

No hay comentarios:

Publicar un comentario