MundoPDF. Blog para descargar en pdf miles de libros y ebooks gratis y puedas leer libros interesantes.

Descargar miles de libros gratis


La Tierra olvidada por el tiempo - Edgar Rice Burroughs

Debían de ser poco más de las tres de la tarde cuando sucedió: la tarde del 3 de junio de 1916. Parece increíble que todo por lo que he pasado, todas esas experiencias extrañas y aterradoras, tuvieran lugar en un espacio de tiempo tan breve; tres meses. Más parece que he experimentado un ciclo cósmico, tantos cambios y evoluciones en las cosas que he visto con mis propios ojos durante este breve intervalo de tiempo, cosas que ningún otro ojo mortal había visto antes, atisbos de un mundo pasado, un mundo muerto, un mundo desaparecido hace tanto tiempo que ni siquiera quedan restos en los más bajos estratos cámbricos. Oculto en la derretida corteza interna, ha pasado siempre inadvertido para el hombre más allá de aquel perdido trozo de tierra donde el destino me ha traído y donde se ha sellado mi condena. Estoy aquí y aquí debo permanecer.


Después de leer esto, mi interés, que ya había sido estimulado por el hallazgo del manuscrito, se acercaba al punto de ebullición. Había venido a Groenlandia a pasar el verano, siguiendo las indicaciones de mi médico, y me estaba ya aburriendo de muerte, pues había olvidado traer lectura suficiente. Como la pesca me resulta indiferente, mi entusiasmo por este tipo de deporte se desvaneció pronto; sin embargo, en ausencia de otras formas de recreación estaba ahora arriesgando mi vida en un barquito absolutamente inadecuado a la altura de Cabo Farewell, en la zona más septentrional de Groenlandia.


¡Groenlandia! Como apelación descriptiva, es un pobre chiste, pero mi historia no tiene nada que ver con Groenlandia, nada que ver conmigo. Así que terminaré con una cosa y con otra lo más rápidamente que pueda. El inadecuado barquito finalmente tocó tierra de manera precaria, los nativos, metidos en el agua hasta la cintura, me ayudaron. Me llevaron a la orilla, y mientras preparaban la cena, caminé de un lado a otro por la costa rocosa y recortada. Fragmentos de playa salpicaban el gastado granito, o las rocas de las que pudiera estar compuesto Cabo Farewell, y mientras seguía el flujo de la marea por una de estas suaves playas, lo vi. Si me hubiera encontrado con un tigre de Bengala en el barranco que hay detrás de los Baños de Bimini, no me habría sorprendido más de lo que me sorprendí al ver un termo flotando y girando en las aguas. Lo recogí, pero me mojé hasta las rodillas para hacerlo. Luego me senté en la arena y lo abrí, y a la luz del crepúsculo leí el manuscrito, claramente escrito y perfectamente doblado, que formaba su contenido...


Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario