Buscador para buscar: + 1500 Libros

lunes, 2 de octubre de 2017

La Mujer Dormida debe dar a luz - Antonio Velasco Piña

En cuanto tuve conocimiento de que me tocaría en suerte formar parte de la generación fundadora de la Ciudad Universitaria —edificada al sur de la ciudad de México— comencé a desear que el tiempo transcurriese más rápidamente con objeto de poder asistir a clases lo más pronto posible. Meses antes al inicio de éstas, acostumbraba ya ir por lo menos dos veces a la semana a recorrer lentamente los distintos lugares de la aún desértica Ciudad Universitaria: el artístico e imponente estadio deportivo, la enorme explanada central frente a la Torre de la Rectoría, las bellas albercas, los originales frontones y el majestuoso conjunto de los diferentes edificios.  

Todo ello me causaba una viva impresión, me hacía sentir en el centro de un corazón nuevo y vigoroso, que muy pronto empezaría a bombear una sangre más rica en pureza y energía a todo el país, o lo que es lo mismo, juventudes más preparadas, forjadas en condiciones de estudio superiores a las de las anteriores, merced a mejores instalaciones técnicas y deportivas, ubicadas en un lugar ideal cuyo solo ambiente era un estímulo a un mayor aprovechamiento en los estudios. Así, pues, cuando en aquel día de marzo del año de 1954, Ciudad Universitaria inició sus labores, y yo —ya en mi calidad de universitario, estudiante del primer año de la carrera de Historia— penetré al edificio de Humanidades, una emoción mezcla de los más diversos sentimientos envolvió mi espíritu, e incluso pude
percibir una intuición que muy raras veces se alcanza a sentir en la vida en forma clara y definida:


File Size: 1.26 MB
Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mantente en contacto con nosotros a través de Facebook. Sólo presiona el botón Me gusta