jueves, 7 de septiembre de 2017

Los Misterios Iniciáticos - Enrique Durville


En todo tiempo, han existido. ¡Siempre hubo secretas enseñanzas que se transmitían verbalmente, de generación en generación, pues estaba ordenada su permanencia en las sombras de lo desconocido ante las multitudes que constituían el mundo profano. La ruptura del misterio que las envolvía severamente, se castigaba con pena de la vida. Recuérdese a Eurípides, acusado por Aristófanes, que murió de la misma manera que Sócrates. Todos los grandes escritores de la antigüedad fueron iniciados, y aun aquellos mismos que parecen adoptar el tono de burla en lo tocante a las cosas de la religión, resultan, en el fondo, no menos cuidadosos y estrictos cumplidores que los que, por su oficial condición, hacen gala de devota severidad.

Muchos son los filósofos griegos que declaran su profunda reverencia respecto a la aludida obligación de saber callar y tan general determinación ha intrigado mucho a los investigadores de las posteriores épocas. Los trabajos de éstos sacan a luz una serie de testimonios, que dejan entrever, sin dar más claras explicaciones, cómo entonces existió una verdadera Ciencia de la Vida y de la Muerte. ¿ De qué modo podía llegarse a su conocimiento? Actualmente lo que sabemos acerca de los poseedores de los grandes arcanos, nos evidencia que era preciso someterse a una larga preparación para ser admitido y poder recibir aquellas preciosas luces de la sabiduría.
Compartir en Facebook

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF