Buscador para buscar: + 1500 Libros

viernes, 11 de agosto de 2017

Como nos robaron la salud el dinero el amor y el tiempo - Rafael Palacios


arece que Gautama Buda, que era un aristócrata y no conocía el dolor, se iluminó cuando se dio cuenta del sufrimiento existente en el mundo. El autor de este libro, producto de la sufrida clase media, conoció la Realidad completa en un perdido lugar del Africa negra, en medio de un tristeza insondable que le dejó en cama durante tantos días que ni los recuerda, gracias a la frase: “Varón, blanco, heterosexual, vasco y español: lo tengo todo para ser culpable… Sólo me faltaba ser alemán”. En medio de la risa más negra que os podáis imaginar, repasé mentalmente las culpas con las que había nacido. “Por el hecho de ser varón, soy culpable de todos los problemas que haya sufrido la mujer. Por el hecho de ser blanco, soy culpable de todos los males que hayan sufrido los negros y los indígenas. Por el hecho de que me gusten las mujeres, soy culpable de todos los males que hayan sufrido los hombres que hayan elegido estar sólo con hombres. Si sólo fuera vasco, sería, por fin, víctima (es decir, el bueno de la película) pero como mis padres, madrileños, se fueron a trabajar al País Vasco, entonces soy culpable de la supuesta dominación sufrida por los vascos a manos de los españoles”.

Entonces, en un momento sublime de amor propio, de unificación con el Ser que habita en mi interior, reconocí que en toda mi vida jamás había mentido, la sinceridad había sido mi bandera y en mis treinta años de vida había luchado por defender a los inocentes y contra todas las injusticias que me había encontrado. Entonces, si yo era inocente, ¿por qué me habían hecho sentir culpable? ¿Por qué, en todas mis relaciones con mujeres (incluidas mi hermana y mi madre) sentía que era culpable por ser hombre? ¿Por qué percibía que ellas, las mujeres que amaba, se sentían mal al tratarme mal por el hecho de ser hombre? ¿Quién era el culpable de haber colocado todas esas culpas? ¿Realmente eran los seres humanos del género masculino los culpables del Mal en el mundo? ¿Quién estaba controlando nuestras mentes? ¿Eran sólo hombres o también mujeres? ¿Alguien estaba tratando de enfrentarnos a los dos sexos? Y mi propia mente: ¿también estaba manipulada por otros? ¿Y todas las imágenes que sobre el sexo y el amor tenía? ¿Eran mías o alguien las había colocado allí?...
Compartir en Facebook

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mantente en contacto con nosotros a través de Facebook. Sólo presiona el botón Me gusta