domingo, 9 de julio de 2017

Psicología Oculta - Rudolf Steiner




Continuando lo expuesto en la semana anterior, deseo dirigir vuestra atención sobre una contemplación de la vida anímica desde el punto de vista del conocimiento imaginativo descrito en mi libro “¿Cómo se alcanza el conocimiento de los mundos superiores?”. Ascendiendo de nuestra conciencia común hemos de distinguir cuatro grados del conocimiento: en primer lugar el conocimiento que nos es propio en la vida común y en la ciencia común del presente, esto es, el grado de conocimiento que se expresa en lo que se puede llamar la conciencia temporal, la que en el sentido de dicho libro se llama el conocimiento objetivo; después se entra en la región de lo suprasensible, por medio de los grados cognoscitivos de la imaginación, la inspiración y la intuición. En el estado del conocimiento común, objetivo, no es posible considerar lo anímico. 

Lo anímico se experimenta, y experimentándolo se desarrolla el conocimiento objetivo, pero el verdadero conocimiento sólo se alcanza si se logra tener objetivamente presente el contenido de lo que se desea conocer. Esto no es posible en la vida anímica de la conciencia común. En cierto sentido es preciso retirarse un grado detrás de la vida anímica, a fin de que la misma llegue a estar fuera de nosotros; así se la podrá observar. Pero esto precisamente se logra por el conocimiento imaginativo. 

En el ser humano distinguimos, como ustedes saben, el cuerpo físico, el etéreo o cuerpo de fuerzas formativas, en realidad una suma de actividades, después el cuerpo astral y el yo, si por ahora nos limitamos a lo que se manifiesta en el hombre del presente. Si elevamos la observación de la vida anímica, no en cuanto al conocimiento, sino a la conciencia, captándola como vida fluctuante, la diferenciamos, como es sabido, en el pensar, sentir, querer. Hay que tener presente que en la vida anímica común se entrelazan el pensar, sentir y querer. No es posible imaginarse el desarrollo de un pensamiento sin imaginarse a la vez el entretejerse de la voluntad en el desarrollarse del pensar.
Te gustaría compartirlo con tus amigos


Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog

Busca tu libro PDF