domingo, 16 de julio de 2017

La Viuda perversa - Barbara Cartland



PARADA bajo la sombra que se formaba en el descanso de la escalera, Kyla escuchó al viejo mayordomo que arrastraba los pies camino a la puerta principal. Ella había esperado algún tiempo. Ahora, por fin, la campanilla se dejó escuchar y él había salido de la alacena. Kyla era consciente de que el hombre no podía moverse con rapidez porque padecía de artritis en los tobillos. En vano había esperado poder retirarse a la muerte del padre de ella con una pensión. Es más, su padre le había dejado algo en su testamento, pero su viuda insistió en que el viejo Dawkins siguiera trabajando. Y no era por que le tuviera afecto sino porque sabía que no iba a poder encontrar a otro mayordomo tan bien entrenado por tan poco dinero. Trastabillando un poco por lo oscuro del vestíbulo, Dawkins abrió la puerta y dejó entrar a un hombre. —Te tardaste mucho en recibirme —dijo éste con voz desagradable. —Lo siento, señor, pero la puerta está muy lejos de la alacena y ya no soy tan joven como antes...

George Hunter, quien según le comentaron a Kyla, siempre era grosero con los sirvientes, no respondió. Se limitó a arrojar su sombrero sobre una silla y entró en el salón sin esperar a ser anunciado. En seguida cerró la puerta con violencia. Cuando Dawkins regresó a la cocina, Kyla bajó por la escalera de puntillas, con los pies descalzos. Y después atravesó el vestíbulo sin hacer ruido. Al llegar junto a la puerta del salón, se inclinó para escuchar por el agujero de la cerradura. Lady Shenley también había estado esperando, pero lo hizo sentada cómodamente en un sillón, con una copa de brandy junto a ella. Cuando la puerta se abrió y George Hunter entró, la mujer se puso de pie con una exclamación. — ¿Cómo pudiste tardar tanto? —Lo siento, Sybil —respondió George Hunter—. Desafortunadamente, el hombre a quien yo quería ver estaba en la corte y después tuve que invitarlo a cenar y llenarlo de vino antes que me dijera lo que yo deseaba saber...
Te gustaría compartirlo con tus amigos

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF