MundoPDF. Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros.

Hay muchas maneras de decir adiós - David Servan Schreiber


ESE día, al salir del centro de radiología, volví a casa en bici. Siempre me ha encantado ir en bicicleta por París y recuerdo ese trayecto como un momento de privilegio.  Evidentemente, después de la noticia que acababa de oír, habría sido más prudente regresar en taxi, ya que el adoquinado irregular no era lo más indicado en mi situación. Pero precisamente, después de la información que había recibido, necesitaba aire. Fue el 16 de junio del año pasado. Me había sometido a una Imagen por Resonancia
Magnética y el resultado no fue brillante. Las imágenes mostraban una bola gigantesca,
atravesada totalmente por vasos capilares, que ocupaba en mi lóbulo frontal derecho la cavidad horadada por las dos operaciones a las que había sido sometido muchos años antes. Mi cancerólogo titubeó.


Compártelo en Facebook
No creía que fuese una reaparición del tumor. Más bien pensaba que se trataba de un edema impresionante, formado tardíamente como reacción a una radioterapia anterior. Pero no estaba seguro. Debíamos esperar el consejo de un radiólogo, que no regresaría hasta varios días después. En cualquier caso, tumor o edema, esa cosa que prosperaba en mi lóbulo frontal derecho amenazaba directamente mi vida.
Teniendo en cuenta su volumen y la compresión que ejercía en mi caja craneal, habría bastado una leve variación de la presión interna (corno consecuencia de una sacudida, de un choque) para que yo abandonase este mundo o para quedarme impedido. ¡Y pensar que acababa de volver de un viaje relámpago de tres días a Estados Unidos, con
esta granada lista para detonar dentro de mi cerebro! Cada movimiento brusco del avión habría podido significar el fin de mis días...

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario