lunes, 17 de julio de 2017

Buscando a Audrey - Sophie Kinsella



Ay, Dios, mamá se ha vuelto loca. No loca normal, como se vuelve ella. Loca, loca. Mamá, loca normal: dice «¡Vamos a hacer una dieta sin gluten genial que he visto en el Daily Mail!» y va y compra tres hogazas de pan sin gluten. Es tan repulsivo que ponemos cara de asco. Toda la familia se pone en huelga y mamá esconde su sándwich en la jardinera y a la semana siguiente se acabó la dieta sin gluten. Así es mamá de loca normal. Pero esta vez se ha vuelto loca de verdad. Está delante de la ventana de su dormitorio, que da a Rosewood Close, la calle donde vivimos. No, «delante» suena demasiado normal. Y mamá no tiene una pinta normal. Está inclinada sobre el alféizar, con mirada de loca, sujetando el ordenador de mi hermano Frank, que se sostiene a duras penas sobre el poyete de la ventana. En cualquier momento se estrellará contra el suelo. Y es un ordenador que cuesta setecientas libras.

¿Se da cuenta mi madre de esto? Siempre anda diciendo que nosotros no entendemos el valor del dinero. Se pasa la vida diciéndonos cosas como: «¿Tenéis idea del esfuerzo que cuesta ganar diez libras?» o «No derrocharíais tanta electricidad si tuvierais que pagarla vosotros». Bueno, ¿y qué hay de ganar setecientas libras y luego estrellarlas a propósito contra el suelo? Ahí abajo, en el jardín delantero, Frank se pasea de un lado a otro con su camiseta de The Big Bang Theory, echándose las manos a la cabeza y farfullando de angustia...
Te gustaría compartirlo con tus amigos

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog

Busca tu libro PDF