martes, 13 de junio de 2017

Ascendiendo en Oración y Adoración y descendiendo en Guerra - Guillermo Maldonado




Ascendiendo en Oración y Adoración y descendiendo en Guerra - Guillermo Maldonado: A lo largo de los siglos, mucha gente ha visto y visitado la Iglesia como un hospital del alma, adonde ir a curar sus heridas y recibir consuelo, amor y ánimo. Pero Jesús no la fundó con este propósito. Para él la Iglesia es un ejército, la fuerza militar espiritual del Reino, a la que encomendó predicar su mensaje y reclutar discípulos dispuestos a seguir sus pasos. Es verdad que cuando llegamos al Reino, venimos malheridos, golpeados por el mundo, y la Iglesia nos acoge, nos sana, nos limpia y nos restaura; pero eso es sólo una parte de sus funciones. Se puede decir que la Iglesia tiene un sector de hospital para recibir, sanar, liberar y restaurar a los que fueron oprimidos por el diablo; pero una vez recuperados, no deben permanecer allí, pues tienen que pasar a las otras dependencias de la casa de Dios. Por algo, Jesús le dio la Iglesia, la autoridad que conquistó en la Cruz para sanar a los enfermos y deshacer las obras de Satanás, el enemigo de Dios...



Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF