miércoles, 22 de marzo de 2017

Tú, El Inmortal - Roger Zelazny

Eres un kallikanzaros -dijo ella, inesperadamente. Me volví del lado izquierdo y sonreí en la oscuridad. -He dejado las pezuñas y los cuernos en la Oficina. -Ya conoces la leyenda... -Se titula Nomikós. La busqué a tientas, la encontré. -¿Vas a destruir el mundo esta vez? Me eché a reír y la atraje hacia mí. -Lo pensaré. Si ése es el único medio de que desaparezca la Tierra... -Ya sabes que los niños nacidos aquí por Navidad tienen sangre de kallikanzaroi -me interrumpió ella-, y una vez me dijiste que tu cumpleaños... -¡Ya lo sé! Me llamaba la atención que estuviera bromeando sólo a medias. Conociendo algunas de las cosas con las que de vez en cuando se topa uno en los Antiguos Lugares, los Lugares Calientes, casi no cuesta trabajo creer en mitos... Como la historia de esos duendecillos que se asemejan a Pan y se reúnen cada primavera para pasarse diez días aserrando el Árbol del Mundo, siendo dispersados en el último momento por el sonido de las campanas de Pascua. (Ding-dong, las campanas; ñam-ñam, los dientes; clic-clac, las pezuñas, etc.) Cassandra y yo no solíamos hablar de religión, política o folklore en la cama, pero..., habiendo yo nacido en estos lugares, los recuerdos están todavía frescos en cierto modo...


Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog

Busca tu libro PDF