Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros. MundoPDF

Señales en el Camin - Roger Zelazny

—¡Detente! —exclamó Leila. Randy giró a la derecha de inmediato y frenó el coche. El cielo avanzaba palpitante hacia un reamanecer perlado. —Retrocede a lo largo del borde del camino. Él asintió y dio marcha atrás. —¿Por esa gente? Sencillamente podríamos volver andando... —Quiero mirarlos más de cerca antes de abandonar el coche. —Muy bien —respondió él, y siguió retrocediendo. Ella se volvió y contemplo el deteriorado vehículo gris. En él había dos figuras sentadas. Ambas parecían tener el pelo cano, pero la luz era todavía engañosa. Ambas parecían estar mirándola. —En un instante se abrirá la portezuela del lado del conductor —dijo ella quedamente. La portezuela del lado del conductor se abrió. —Ahora la otra. La otra se abrió también.

—El viejo iba conduciendo con la vieja de pasajera... Un viejo y una vieja abandonaron el vehículo y avanzaron dejando las portezuelas abiertas detrás de sí. Llevaban gastadas vestiduras envolventes que mantenían cerradas con fajas. —Detente —dijo ella—. Bajemos y vayamos a ayudarlos. La tapa del distribuidor se les ha desprendido. —¿Parte de tu capacidad de visión? —No —respondió ella. Abrió la portezuela, bajó y se les aproximó. Él hizo lo mismo. La primera impresión que tuvo fue la de que el hombre era demasiado viejo como para estar conduciendo. Con los hombros caídos, se apoyaba contra su coche. La mano libre le temblaba ligeramente; la tenía seca y cubierta de pecas seniles; se asemejaba a una garra. Profundas arrugas le surcaban la cara y las cejas eran tan blancas como el pelo. Entonces los ojos se centraron en Randy y permanecieron fijos en él... verdes y casi relumbrantes. Había una lucidez en ellos que no habría adivinado tres metros más atrás. Randy le sonrió, pero el hombre no manifestó la menor reacción...


Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario