domingo, 26 de marzo de 2017

La variante del Unicornio - Roger Zelazny

Era un jolgorio de luminarias, una explosión de luces; se movía con una deliberación clara, casi como predestinada, entrando y saliendo en fase de existencia y no existencia como el paisaje de un anochecer de tormenta eléctrica; aunque quizá la oscuridad que hay entre los relámpagos estuviera más de acuerdo con su verdadera naturaleza: un remolino de negras cenizas reunidas en danzante cadencia al maullante compás del viento del desierto, arroyo abajo tras los edificios; tan vacío pero sin embargo lleno cual las páginas de libros nunca leídos, o los silencios que hay entre las notas de una canción. Desaparecido de nuevo. Aparecido de nuevo. Desaparecido de nuevo. ¿Energía? Sí. Se necesita una considerable fuerza de identidad para manifestarse antes o después del tiempo de uno. O ambas cosas.

Y mientras se desvanecía y concretaba también avanzaba, moviéndose a través de la tarde, con sus huellas borradas por el viento. Es decir, en aquellas ocasiones en las que dejaba huellas. Una razón. Siempre debería haber una razón. O razones. Sabía por qué estaba allí... pero no por qué estaba allí; en aquel lugar en particular. Presuponía que iba a enterarse de aquello bien pronto, mientras se acercaba a la línea, agobiada por la desolación, que era la vieja calle. No obstante, sabía que la razón también podía llegar antes, o después. Y, sin embargo, el tirón estaba de nuevo allí y la fuerza de su entidad era tal que tenía que estar cerca de algo...



Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog

Busca tu libro PDF