miércoles, 1 de febrero de 2017

La Herencia de los Hastur - Marion Zimmer Bradley

Cuando los jinetes llegaron a lo alto del paso que bajaba hasta Thendara, pudieron ver, más allá de la vieja ciudad, el espacio-puerto terrano. Enorme y extendido, feo y poco familiar a sus ojos, yacía a sus pies como una excrecencia extraña. Y por todo su alrededor, rodeándolo como una costra, se veían los apiñados edificios de la Ciudad Comercial que había crecido entre la vieja Thendara y el espaciopuerto. Regis Hastur, que cabalgaba lentamente entre sus escoltas, pensó que no era tan feo como le habían dicho en Nevarsin. Tenía su propia belleza, una austera belleza de torres de acero y severos edificios blancos, cada uno de ellos dedicado a un propósito extraño y desconocido. No era un cáncer en la faz de Darkover, sino un vestido extraño pero nada feo. La torre central del nuevo edificio principal estaba frente al Castillo Comyn, que se erguía al otro lado del valle con aspecto poco afortunado. A Regis le pareció que el alto rascacielos y el viejo castillo de piedra se enfrentaban como dos gigantes armados para el combate. No obstante, sabía que eso era ridículo. Durante toda su vida hubo paz entre el Imperio Terrano y los Dominios. Los Hastur se habían asegurado de que así fuera...



Reportar link si está roto

Busca tu libro PDF