miércoles, 15 de febrero de 2017

El prisionero en el roble ~ Las nieblas de Avalón #4 - Marion Zimmer Bradley

En las lejanas colinas de Gales del norte había estado lloviendo día tras día; el castillo del rey Uriens parecía nadar en la niebla y la llovizna. Los caminos estaban cubiertos de lodo hasta los tobillos y los ríos bajaban crecidos desde las montañas; un frío húmedo se había apoderado de la campiña. Morgana, envuelta en una capa y un grueso chal, sentía los dedos lentos y rígidos al manejar la lanzadera en el telar; de pronto irguió la espalda y la dejó caer. —¿Qué pasa, madre? —preguntó Maline, parpadeando ante el fuerte ruido.


—Se aproxima un jinete. Tenemos que hacer los preparativos para recibirlo. De inmediato, al ver la expresión atribulada de su nuera, se maldijo por haberse permitido caer en ese trance que le causaban últimamente las labores femeninas. Maline la miraba con la mezcla de cautela y exasperación que despertaban siempre sus inesperadas visiones. Si bien no creía que hubiera en ellas nada pecaminoso ni mágico (eran, simplemente, una extraña peculiaridad de su suegra), hablaría con el cura, que iría a preguntarle, tratando de ser sutil, de dónde le llegaban. Y Morgana, fingiendo mansedumbre, se vería obligada a fingir que ignoraba de qué le estaban hablando. Bien, la cosa ya no tenía remedio. —Dile al padre que su alumno estará aquí a la hora de cenar—dijo. Y salió de la habitación, seguida por la mirada fija de su nuera...


Reportar link si está roto

Busca tu libro PDF