jueves, 19 de enero de 2017

El Hombre y sus Símbolos - Carl Gustav Jung

El hombre emplea ia palabra hablada o escrita para expresar el signific-ado de lo que desea transmitir. Su lenguaJe esta lleno de sfmbolos pero tambien emplea con frecuencia signos o imagenes que no son estrictamente descriptivos. Algunos son meras abreviaciones o hilera de iniciales como ONU, UNICEF, o UNESCO ; otros son conocidas marcas de fabrica, nombres de medicamentos patentados, emblemas o insignias. Aunque estos carecen de significado en s{ mismos, adquirieron un significado reconocible mediante el uso comun o una intenci6n deliberada. Tales cosas no son simbolos. Son signos y no hacen mas que denotar los objetos a los que estan vinculados. Lo que llamamos s{mbolo es un termino, un  nombre o aun una pintura que puede ser conocido en la vida diaria aunque posea connotaciones especificas ademas de su sigmficado corriente y obvio. 

Representa algo vago, desconocido u oculto para nosotros. Muchos monumentos cretenses, por ejemplo, estan marcados con el dibujo de la azuela doble. Este es un objeto que conocemos, pero desconocemos sus proyecciones simb6licas. Como otro ejemplo, tenemos el caso del indio que, despues de una visita a Inglaterra, cont6 a sus amigos, al regresar a la patria, que los ingleses adoraban animates porque hab{a encontrado aguilas, leones y toros en las iglesias antiguas. No se daba cuenta (ni se la dan muchos cristianos) de que esos animales son simbolos de los Evangelistas y se derivan de la vision de Ezequiel y que eso, a su vez, tiene cierta analog{a con el dios egipcio Horus y sus cuatro hijos. Ademas, hay objetos, tales como la rueda y la cruz, que son conocidos en todo el mundo y que tienen cierto significado simb6lico bajo c1ertas condiciones. Precisamente lo que simbolizan sigue siendo asunto de especulaciones de controversia...


Reportar link si está roto

Busca tu libro PDF