Busca tu libro PDF

miércoles, 30 de noviembre de 2016

La elección del Sultán - Abby Green

NO ME caso con ella por su aspecto, Adil. Me caso por la multitud de razones por las que será una buena reina de Al-Omar. Si sólo buscara belleza me habría casado con mi última amante. No necesito la distracción de una mujer. La princesa Samia Binte Rashad al Abbas, que estaba sentada afuera del despacho privado del sultán de Al-Omar, en su casa de Londres, se puso rígida. Estaba hablando por teléfono y no le habían informado aún de su llegada. La secretaria, que había salido un momento, había dejado la puerta entornada. Por eso Samia podía escuchar la voz grave del sultán y sus impactantes palabras. –Puede que lo parezca, pero cierta gente ha especulado con que cuando llegara el momento de elegir esposa sería conservador. Sería una lástima que perdieran sus apuestas –dijo la voz con un deje profundamente cínico...

martes, 29 de noviembre de 2016

La Interpretación de la Naturaleza y la Psique - Carl Gustav Jung

AL escribir este trabajo cumplo, en cierta manera, una promesa que por espacio de largos años no tuve el valor de cumplir. Las dificultades inherentes al problema como tal, lo mismo que las de su presentación, me parecieron siempre demasiado grandes; y demasiado grande también la responsabilidad intelectual, sin la cual no es lícito abordar un asunto de esa índole; insuficiente, finalmente, mi preparación científica. Si ahora, venciendo mis temores, me resolví, no obstante, a la tarea, ello se debe principalmente a que, por un lado, mis experiencias con el fenómeno de la sincronicidad han ido acumulándose de década en década, a la vez que, por el otro, mis investigaciones sobre la historia de los símbolos, en particular las consagradas al símbolo del pez, me acercaron cada vez más al problema. Por último, también influyó el hecho de que desde hace veinte años, en diversos lugares de mis escritos, he ido insinuando la existencia del fenómeno mencionado, sin procurar explicarlo. Quisiera, pues, poner fin, aunque provisionalmente, a un estado de cosas tan poco satisfactorio, tratando de exponer de modo coherente todo cuanto tengo que decir al respecto...

Boda para dos - Melanie Milburne

–Señor Sabbatini, hay afuera una tal Jade Sommerville que desea verle –dijo Gina, la secretaria de Nic, dejándole el café en la mesa como todas las mañanas–. Dijo que no se marcharía hasta que no consiguiera hablar con usted. Nic permaneció impasible, como si no la hubiera escuchado, mirando la lista de propiedades inmobiliarias que tenía en la pantalla del ordenador. –Dígale que concierte una cita previa como todo el mundo –dijo al fin sonriendo, imaginándose a Jade paseando impaciente, de arriba abajo, por la sala de recepción. Así solía ella hacer las cosas, sin encomendarse a nadie. Habría tomado de repente un avión con destino a Roma y se había presentado allí, sin previo aviso, dispuesta a hacer su santa voluntad sin preocuparle en absoluto los demás...

lunes, 28 de noviembre de 2016

Divorcio para dos - Melanie Milburne

Maya contempló sorprendida las dos marcas azules de la varilla y sintió como si una mano invisible le apretara la garganta impidiéndole respirar. Positivo. Se sentó en el borde de la bañera. Le temblaban las piernas. Un rayo de esperanza brilló por un instante en su mirada, pero desapareció en seguida. No podía ser cierto. Oveja Negra Respiró profundamente y echó una ojeada de nuevo a la varilla. Parpadeó incrédula un par de veces. Las marcas seguían allí, en el mismo sitio. Sonó de repente el timbre de la puerta. Se levantó con el corazón en un puño y escondió el test de embarazo en el cajón del lavabo que tenía al lado. Suspiró hondo tratando de recobrar la calma...

Danza para dos - Melanie Milburne

Bronte estaba haciendo unos estiramientos en la barra cuando oyó abrirse la puerta del estudio. Miró a través del espejo que cubría toda la pared y creyó que se le paraba el corazón al ver una figura alta y morena acercándose por detrás. Sus ojos cobraron un brillo especial y notó un sudor frío en las manos, aún apoyadas en la barra. Sintió que el corazón volvía a latirle, pero con un ritmo entrecortado que parecía un reflejo de sus confusos pensamientos. No podía ser. Debían de ser imaginaciones suyas.

Pasión bajo el hielo - Allison Leigh

La culpa de todo la tenía la camisa. Nada habría pasado si se la hubiera dejado puesta. Pero no, había tenido que comportarse como un caballero al verla calada hasta los huesos por culpa de la tormenta de hielo que había caído sobre Seattle sin previo aviso. Primero le había dado una toalla para secarse y luego la camisa. Ahí había empezado todo y después había perdido el control. ¿Cómo si no se explicaba el hecho de que estuviera en aquel momento tumbada sobre un montón de cojines en el suelo de Embarcaciones Merrick & Sullivan, con Paxton Merrick abrazándola por la cintura y con la mano cubriendo uno de sus pechos?

Una sola noche contigo - Abby Green

Estaba decidido a hacerla suya. Entre los espectaculares viñedos de Argentina, Nicolás de Rojas y Magdalena Vázquez tuvieron un romance secreto… hasta que Magda descubrió un devastador secreto sobre Nic, y huyó sin tan siquiera despedirse. Magda volvió al heredar una propiedad deteriorada, y se encontró a merced de Nic… precisamente donde quería tenerla. Él poseía una de las bodegas más prestigiosas de Argentina y ella necesitaba su ayuda desesperadamente. Pero no estaba segura de poder aceptar la condición que Nic le imponía: pasar una noche con él… para acabar lo que habían empezado ocho años atrás...

jueves, 24 de noviembre de 2016

Kiro's Emily - Abby Glines

Es el año de 1992, y no hay nadie en la escena de la música rock más sexy que Kiro Manning, el cantante de Slacker Demon. Con múltiples discos de platino, sencillos en los primeros lugares de las listas de popularidad, entradas de conciertos agotadas, y pecaminosas cantidades de dinero, Kiro puede conseguir cualquier cosa, y la quien quiera.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Fouché Retrato de un Político - Stefan Zweig

Joseph Fouché fue uno de los hombres más poderosos de su época y uno de los más extraordinarios de todos los tiempos. Sin embargo, ni gozó de la simpatía de sus contemporáneos ni se le ha hecho justicia en la posteridad. A Napoleón en Santa Elena, a Robespierre entre los jacobinos, a Carnot, Barrás y Talleyrand en sus respectivas Memorias y a todos los historiadores franceses —realistas, republicanos y bonapartistas— la pluma les rezuma hiel cuando escriben su nombre. Traidor de nacimiento, miserable, intrigante, de naturaleza escurridiza de reptil, tránsfuga profesional, alma baja de esbirro, abyecto, amoral... No se le escatiman las injurias. Y ni Lamartine, ni Michelet, ni Luis Blanc intentan seriamente estudiar su carácter, o, mejor dicho, su admirable y persistente falta de carácter...

El Misterio de la Creación Artística - Stefan Zweig

De todos los misterios del universo, ninguno más profundo que el de la creación. Nuestro espíritu humano es capaz de comprender cualquier desarrollo o transformación de la materia. Pero cada vez que surge algo que antes no había existido -cuando nace un niño o, de la noche a la mañana, germina una plantita entre grumos de tierra- nos vence la sensación de que ha acontecido algo sobrenatural, de que ha estado obrando una fuerza sobrehumana, divina. Y nuestro respeto llega a su máximo, casi diría, se torna religioso, cuando aquello que aparece de repente no es cosa perecedera. Cuando no se desvanece como una flor, ni fallece como el hombre, sino que tiene fuerza para sobrevivir a nuestra propia época y a todos los tiempos por venir -la fuerza de durar eternamente, como el cielo, la tierra y el mar, el sol, la luna y las estrellas, que no son creaciones del hombre, sino de Dios...

El Candelabro Enterrado - Stefan Zweig

En un luminoso día de junio del año 455 acababa de definirse sangrientamente en el Circo máximo de Roma, la lucha de dos gigantes hérulos contra una jauría de jabalíes hircanos, cuando a la tercera hora de la tarde empezó a cundir entre los miles de espectadores una creciente inquietud. Primero sólo observaban los vecinos próximos que habían entrado a la tribuna -ricamente adornada con tapices y estatuas- en que estaba sentado el emperador Máximo rodeado por sus cortesanos, un mensajero cubierto de polvo, el cual, evidentemente, acababa de apearse al cabo de una cabalgata arrebatada, y que, apenas transmitida la nueva al emperador, éste se levantó, contra todo uso, en mitad de la agitada lucha; le siguió con la misma sugestiva prisa, toda la corte, y pronto desocupáronse también los asientos destinados a los senadores y dignatarios...

Brasil país del futuro - Stefan Zweig

No es ésta una presentación, una introducción que, afortunadamente, nuestro público dispensaría a la fama mundial de Stefan Zweig: es un agradecimiento. Fue nuestro huésped, vivió algún tiempo aquí; fue de Bahía al Amazonas, de Pernambuco a Sao Paulo, de Minas al Río Grande; habitó, luego, en Río de Janeiro. Es un enamorado de nuestra tierra y de nuestra gente. El Brasil es como las mujeres bonitas: tiene enamorados de toda índole, incluso desinteresados. No quieren nada, ni una mirada, ni una sonrisa, nada. Les basta amar. Llamamos a eso «amor de caboclo»: hasta el enamorado lo ignora. Así era el amor caballeresco. Goethe lo resumió en esta frase: «Si te quiero, ¿qué te importa?» Así es Zweig...

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Rendida al Jeque - Annie West

Arik enfocó ligeramente los prismáticos para tener una visión clara. Una sonrisa se dibujó en su rostro. Se sorprendió al constatar lo contrariado que se había sentido unos momentos antes pensando que no había llegado. Su aparición en la playa como una solitaria y perfecta Afrodita de ondulado pelo, se había convertido en lo único interesante en medio del tedio de cada día. Incluso a quinientos metros de distancia, la visión de los tensos músculos de la parte baja de su cuerpo, hacía que su sangre circulara más despacio debido a la sorda anticipación. Bajó los prismáticos y se pasó las manos por el rostro. ¡Demonios! ¿En qué se había convertido? Seis semanas escayolado y se había vuelto un mirón. A lo mejor debería haber aceptado alguna de la compañía femenina que se le había ofrecido...

Seducción Siciliana - Penny Jordan

La cama en la que ambos yacían, desnudos, era alta y estaba cubierta de un sensual tejido de seda. Pero ese roce en su piel no se acercaba ni por asomo a la sensualidad erótica del tacto de él, ni el susurro de la tela al besarla podía compararse con la fiera pasión de un beso suyo. Su rostro estaba entre sombras, pero conocía sus rasgos de memoria, desde la abrasadora intensidad de sus ojos oscuros, pasando por la arrogancia de su perfil, hasta llegar a la sensualidad explícita de su boca. Sintió como el placer se enroscaba en su interior para luego estirarse como un muelle. Sólo mirarlo despertaba y excitaba su feminidad de una forma y a un nivel que nunca había conseguido alcanzar ningún otro hombre. Igual que ella era la única mujer capaz de complementarlo enteramente como hombre. Estaban hechos el uno para el otro, la unión perfecta, y ambos lo sabían. Sólo allí, con él, podía ser ella misma, bajar la guardia y compartir su anhelo y su amor...

El Beso de la Inocencia - Maya Banks

Llegaba un momento en la vida de todo hombre en el que sabía que había sido cazado. Devon Carter se quedó mirando la sortija de diamantes y supo que el suyo había llegado. Cerró la tapa y guardó el estuche de terciopelo en el bolsillo de su chaqueta. Tenía dos opciones. Podía casarse con Ashley Copeland y conseguir su objetivo de fusionar su compañía con Hoteles Copeland para crear la mayor y más exclusiva cadena de hoteles del mundo, o podía negarse y perderlo todo. Teniendo en cuenta las circunstancias, sólo podía hacer una cosa...

Manual básico del principio de la onda de Elliot

Documento que de una forma clara y concisa, nos introduce en qué es, para qué sirve y cómo operar utilizando el análisis técnico...

martes, 15 de noviembre de 2016

La disciplina del inversor - Mark Douglas

De una manera comprensiva y lógica. La marca Douglas le demuestra cómo examinar y limitar su comportamiento para negociar y como desarrollar la disciplina mental poseída por una minoría pequeña de los ganadores que hacen el dinero constantemente (semanal, mensual y anual). Algunas de las habilidades se enfocaron encendidas en el comerciante disciplinado incluyen: aprendiendo la dinámica positiva de alcanzar metas y reconocimiento del progreso necesitados, y habilidades como comerciante o inversionista (y cómo permanecer enterado de ellas en vez apenas del dinero del por-producto-adquirido).. . Adaptarse para responder al mercado fundamental y cambiar... identificar su "nivel de la comodidad del riesgo" y aprendiendo cómo ampliarlo... que actúa inmediatamente en oportunidades en el juego del mercado, dígase cuando esta bastante controlada su perspectiva del movimiento del mercado. Y mucho más...

Cautivado por su inocencia - Kim Lawrence

Tenía que recibir lecciones de pasión… Anna estaba a punto de conseguir el trabajo de sus sueños cuando se lo arrebataron todo. Y solo había un hombre al que se podía culpar. Cesare Urquart, un antiguo piloto de carreras, creía que Anna era la mujer que estuvo a punto de terminar con el matrimonio de su mejor amigo. Pero, cuando Anna llegó a la preciosa finca que Cesare tenía en Escocia para trabajar como empleada de su hermana, él experimentó una atracción que no había sentido en años. Pronto, empezó a cuestionarse la idea que tenía de ella. Porque, bajo la insolente actitud de Anna, había una inocencia irresistible que Cesare no podía dejar sin explorar…

Orgullo y Prejuicio - Jane Austen


Orgullo y prejuicio (en inglés, Pride and Prejudice), publicada por primera vez el 28 de enero de 1813 como una obra anónima, es la más famosa de las novelas de Jane Austen y una de las primeras comedias románticas en la historia de lanovela. Su primera frase es, además, una de las más famosas en la literatura inglesa: «Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.»

Maestro de Placer - Penny Jordan

Sasha se giró para mirar a sus hijos gemelos, que retozaban en la playa como dos cachorrillos, luchando y saltando entre las olas que bañaban la solitaria costa de Cerdeña. —Tened cuidado —les advirtió, y dirigiéndose al mayor añadió—: Sam, no seas bruto. —Estamos jugando a los bandidos —se justificó él. Ese era su juego favorito de aquel verano, desde que Giuseppe, el hermano de María que trabajaba en la cocina del pequeño hotel que formaba parte de la cadena del difunto marido de Sasha, les había contado historias de la isla y de sus legendarios bandidos. Los niños habían heredado el cabello oscuro, espeso y sedoso y la piel aceitunada de su padre. De ella sólo tenían el color de los ojos, que delataba su doble nacionalidad. Unos ojos del color del mar, que pasaban del azul al verde según la luz que se reflejara en ellos...

Juego de Corazones - Jane Porter

El marido de Samantha van Bergen había desaparecido. Una vez más. Pero afortunadamente, Sam sabía dónde estaba. Sabía dónde encontrarlo cuando no volvía a casa después de varios días. Mientras subía las escaleras del Gran Casino de Montecarlo, pensaba que se trataba de una batalla entre ellos, una batalla que estaba perdiendo. Johann siempre había sido un jugador compulsivo, pero hubo un tiempo en que ganaba algo. Antes solía alejarse de las mesas cuando las cosas se ponían feas. Pero ya no lo hacía. Se quedaba allí sentado, perdiendo y perdiendo. Cuando se abrió la puerta del salón privado de categoría VIP, Carlo estaba sentado tomando una copa en su mesa favorita. Molesto por la interrupción, miró hacia arriba, pero su enfado se disipó rápidamente cuando reconoció a la bella y rubia Samantha Van Bergen, más conocida como la baronesa de Bergen...

lunes, 14 de noviembre de 2016

El valor de la inocencia - Jacqueline Baird

Se lo repito, señorita Mason. ¿Entiende los cargos que se le imputan? –Sí –contestó Jane finalmente, atenazada por el miedo. ¿Realmente estaba en los tribunales acusada de llevar drogas de clase A con la intención de venderlas? Todavía le costaba creerlo. Estaba en segundo de Empresariales y trabajaba cinco tardes a la semana en una franquicia de cafetería para pagarse los estudios. Todo parecía una pesadilla y solo deseaba despertarse lo antes posible. –¿Cómo se declara? –le preguntó el juez de repente–. ¿Culpable o no culpable? Jane se aferró al pasamanos del banquillo de los acusados para contener los temblores que la sacudían. –¡No culpable! ¿Por qué no la creía nadie? Miró con desesperación a la abogada de oficio que le había sido asignada. La señorita Sims parecía absorta en la lectura de unos documentos....

La Entrega - Lauren Rowe

Hay dos mujeres en mi sala que no paran de estremecerse y retorcerse, y no lo digo en el mejor sentido de las palabras. Sarah y Kat están muertas de miedo, aterrorizadas porque alguien allanó sus departamentos y robó sus computadoras (sin duda, fueron los bastardos de El Club), y se preguntan si todo lo que ha ocurrido representa el iceberg completo o apenas la punta. No las culpo por tener miedo. Ahora que Sarah sabe la verdad sobre El Club —y ellos saben que ella descubrió su secreto—, ¿qué estarán dispuestos a hacer esos malditos para proteger su prostíbulo millonario? No estoy dispuesto a cruzarme de brazos y esperar. Voy a arrasar con esos cabrones. Admito que en este instante no tengo la más mínima idea de cómo aniquilarlos, pero lo que sea que se me ocurra será definitivo, inequívoco y efectivo. Punto final. O al menos espero que así sea. ¡Mierda!...

Corazón de Nieve - Cathy Williams

En un día en que la mayoría de la gente cuerda se afanaba por estar lejos de la carretera. Rafael Rocchi había decidido prescindir de la comodidad del tren y conducir su Ferrari. Rara vez disfrutaba de la oportunidad de llevarlo, y cuando ésta se le presentaba, lo sacaba de su garaje de Londres, donde su chófer, Thomas, lo mantenía reluciente. Conducir hasta la casa de su madre en el Distrito de los Lagos sería perfecto. Podría perderse en el placer de estar sentado al volante de un coche tan poderoso como un caballo salvaje. No había nada como esa sensación de libertad, algo inestimable para él, en contraste con su vida diaria tan estructurada. Dirigir el imperio Rocchi, que llevaba solo desde que su padre muriera ocho años atrás, no era precisamente una experiencia liberadora, aunque sí tensa y satisfactoria...

De la Oficina al dormitorio - Cathy Williams

No eran todavía las siete y media y Gabriel Gessi ya estaba en su mesa de trabajo. Era su rutina diaria. Media hora de carrera en la cinta del gimnasio, media hora de piscina, una ducha rápida, afeitarse y a la oficina listo para enfrentarse a la dureza de su vida diaria. Las únicas interrupciones de su rutina de ejercicio físico las constituían sus frecuentes viajes transoceánicos, aunque solía hacer todo lo posible para empezar el día en plena forma física...

viernes, 11 de noviembre de 2016

Me enamoré de una princesa - Annie West

Damaso la miró y se quedó sin aliento. Él, que había tenido mujeres rendidas a sus pies antes de ganar su primer millón de dólares… ¿Cuándo fue la última vez que una mujer aceleró su pulso? Había conocido a divas, duquesas y modelos. Aunque al principio habían sido turistas y una memorable bailarina de tango cuyo sinuoso cuerpo y descarada sexualidad había despertado su deseo adolescente. Pero ninguna le había afectado como ella sin hacer el menor esfuerzo. Por primera vez estaba sola, sin reírse, sin una corte de hombres alrededor. Le sorprendió verla fotografiando flores exóticas, inclinada sobre el suelo, tan concentrada que no oyó sus pasos. Le molestaba que no se hubiera fijado en él cuando él no podía dejar de mirarla. Lo exasperaba que sus ojos no dejasen de buscarla mientras ella se limitaba a sonreírle como sonreía a todos los demás...

Perdón sin olvido - Abby Green

Siena DePiero salió del palazzo fuertemente agarrada de la mano de su hermana mayor. Aunque tenía doce años, y Serena catorce, seguían protegiéndose mutuamente. Su padre estaba ese día de peor humor que de costumbre. El coche esperaba junto a la acera y el chófer uniformado junto a la puerta abierta. Los guardaespaldas no andarían lejos. Un hombre de cabellos oscuros, que parecía haber surgido de la nada, impidió el paso de su padre. Gesticulaba mucho y le llamaba Papà. Siena y Serena también se detuvieron y los robustos guardaespaldas se interpusieron entre ellos y el joven. Siena apreció de inmediato la semejanza entre ese hombre y su padre. Poseían el mismo corte de cara y la misma forma de los ojos. Pero ¿cómo podían estar emparentados? De repente se oyó un crujido y el joven cayó al suelo levantando la vista con el espanto reflejado en sus ojos y la sangre chorreando de la nariz. Su padre lo había golpeado...

jueves, 10 de noviembre de 2016

Pasado imborrable - Abby Green

RICO Christofides intentaba contener su irritación y prestar atención a la mujer con la que estaba cenando. ¿Qué le pasaba? Estaba en uno de los restaurantes más exclusivos de Londres, cenando con una de las mujeres más bellas del mundo. Pero era como si alguien hubiese bajado el sonido y sólo pudiera escuchar los latidos de su corazón. Veía a Elena gesticulando y hablando con una alegría que le parecía exagerada mientras movía la sedosa melena pelirroja por encima de su hombro, dejando el otro al descubierto. Lo hacía para seducirlo, pero no lo estaba consiguiendo...

El Poder del Destino - Abby Green

Rafaele Falcone miró el ataúd que estaba en el fondo de la tumba. La tierra que habían echado estaba esparcida por encima, junto a las flores que habían dejado amigos y conocidos. Algunos, hombres muy apesadumbrados. Al parecer, era cierto el rumor de que Esperanza Christakos, una mujer despampanante, había tenido amantes durante su tercer matrimonio. Rafaele tenía sentimientos encontrados, al margen de la pena que sentía por la muerte de su madre. Nunca habían estado muy unidos. Ella siempre había sido una mujer esquiva y melancólica. Y guapa. Lo bastante guapa como para que su padre se volviera loco de pena cuando ella lo abandonó...

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Bodas de Odio - Florencia Bonelli

Corre el año 1840 en Buenos Aires. Con su belleza pelirroja, su terquedad y su espíritu impulsivo, la joven Fiona Malone hace honor a su origen irlandés. Se niega a seguir las costumbres porteñas de la época pues está decidida a casarse por amor. Por ello se desespera cuando su padre dispone su matrimonio con Don Juan Cruz de Silva, protegido del tirano Juan Manuel de Rosas. De Silva, apodado el Diablo, tiene un oscuro pasado y debe su prosperidad tanto a su inteligencia, valor y frialdad como al afecto que le tiene Rosas. Para consolidar su posición debe casarse con una joven de buena familia, y la belleza de Fiona lo ha conquistado. Sin embargo, el matrimonio comenzará marcado por el odio. Juan Cruz y Fiona sólo serán felices si saben ceder a la inmensa fuerza del deseo y del amor...

Chantaje a un millonario - Abby Green

Por culpa de un error, nunca podría conseguir que aquel hombre sintiera lo mismo que ella sentía por él… Dante D'Aquanni era un hombre poderoso con una reputación que debía cuidar. Por eso no podía tolerar que Alicia Parker se presentara en su villa del lago Como, acompañada de la prensa y con la pretensión de hacerl responsable del embarazo de su hermana. Pero resultó que el amante de su hermana era el hermano de Dante. Él quería algo más que una disculpa; quería que Alicia le acompañara en su siguiente viaje de negocios. Por muy maravilloso que fuera aquel mundo de lujo y pasión, Alicia sabía que debía alejarse de su lado porque se estaba enamorando de un hombre que la despreciaba…

martes, 8 de noviembre de 2016

Amante en Dublín - Abby Green

El empresario Caleb Cameron creía haber descubierto los planes de Maggie Holland de arruinarlo seduciéndolo para que apartara su mente de sus millonarios negocios. La realidad era que Maggie estaba siendo manipulada por su cruel padrastro. Ella se había enamorado de Caleb… pero él le había dicho que no quería volver a verla. Ahora que su padrastro había muerto, dejando arruinadas a Maggie y a su madre, Caleb era el único propietario de todos sus bienes. Como paso final de su venganza, iba a hacerle una proposición a Maggie que no podría rechazar: si no quería perder su hermosa casa familiar… ¡tendría que ser su amante mientras él estuviera en Dublín!...

lunes, 7 de noviembre de 2016

Rescatada por un jeque - Annie West

Belle cerró los puños para combatir el miedo. Bajo el cuerpo dolorido sentía el suelo áspero. La única manera de soportar el roce del metal de las esposas en las muñecas y los grilletes en los tobillos era permanecer inmóvil. Pero no conseguía librarse del sabor amargo que el terror le había dejado en la boca. Miró a Duncan quien, afortunadamente, dormía. Belle le había entablillado la pierna rota lo mejor que había podido y al menos había conseguido contener la hemorragia. Lo único que podía hacer era rezar tal y como llevaba haciendo las últimas treinta horas, desde que habían sido secuestrados y encerrados en aquella cabaña, en una pequeña isla desierta, apenas un atolón sin vegetación ni vida de ningún tipo...

Tres semanas en Atenas - Abby Green

ERES el hombre más frío que he conocido. Si tienes corazón, es de piedra. Eres cruel y despreciable. ¡Te odio! La estridente voz de la mujer atravesó la puerta maciza de roble con facilidad. Hubo un silencio y a continuación el rumor de una voz masculina cortante. Lucy podía imaginarse la mirada glacial que seguramente acompañaría a esas palabras. La mujer farfulló algo indignada y elevó la voz de nuevo. Lucy suspiró. Era la primera vez que asistía a una de esas escenas, confirmación de los rumores que llevaba dos años oyendo.

Una isla para el amor - Margaret Mayo

Pasó de ser la secretaria del magnate griego… a su esposa de conveniencia

Cuando la joven Rhianne Pickering acepta trabajar para el importante empresario griego Zarek Diakos, sabe que es un error… ¡ya que ningún otro hombre había logrado antes alterar su cuerpo tanto como él! Pero necesita el trabajo. Zarek piensa que Rhianne es una secretaria perfecta. Pero en un viaje por motivos familiares que realiza con ella a la preciosa isla de Santorini, decide que las habilidades de la señorita Pickering están menospreciadas. Él necesita una esposa… ¡y bajo el cálido sol mediterráneo le mostrará a Rhianne que es una posición que no puede rechazar!...

viernes, 4 de noviembre de 2016

Venganza Griega - Julia James

—¡NIKOS! ¡Tienes que hacer algo! ¡Tienes que hacerlo! Esa ramera tiene tan atrapado a Stephanos que él ya no ve nada claro. Nikos Kiriakis miró a la mujer tendida en el lecho del hospital. Su cara estaba pálida y fatigada y parecía diez años mayor de los treinta y nueve que en realidad tenía. Aunque la operación había sido sencilla le había dejado una fuerte repercusión psicológica. Y como si eso no fuera suficiente, al parecer su marido había escogido precisamente esos momentos para serle infiel. Los ojos oscuros de Nikos, salpicados de pequeños puntos dorados, se endurecieron. Su hermana mayor había sido una fiel esposa para Stephanos Ephandrou y no merecía algo así. Y menos en esas circunstancias...

Cautiva del jeque - Lynne Graham

—¿Conoces a alguien al que le guste casarse? —dijo entre carcajadas Rashad, príncipe de Bakhar, tras considerar la pregunta de su padre. La buena educación no le permitió una respuesta más directa—. No, me temo que no. El rey Hazar miró a su hijo con inquietud. Saber que había sido bendecido por el nacimiento de Rashad acrecentaba su sentimiento de culpa. Su hijo era todo lo que un futuro rey tenía que ser. Sus excelentes cualidades habían brillado como un faro durante los oscuros días en que Bakhar había sufrido bajo las despóticas leyes de Sadiq, el tío de Hazar...

El hijo del francés - Lynne Graham

CHRISTIEN Laroche, con una expresión de interrogación en sus perspicaces ojos oscuros, observó el retrato de su difunta tía abuela Solange. Una mujer silenciosa que nunca había dado que hablar y que, sin embargo, había sorprendido a toda la familia con su testamento. -¡Increíble! -exclamó un primo sin poder ocultar su desaprobación-. ¿En qué estaría pensando Solange? -Me duele tener que decirlo, pero mi pobre hermana debió de perder la cabeza al final de sus días -se lamentó un hermano de la fallecida sin salir de su asombro. -¡Sin duda! Es increíble que haya dejado parte de los terrenos de Duvernay a una extranjera que no es de la familia -corroboró otro familiar lleno de ira...

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Indias Blancas - Florencia Bonelli

Corre el año 1873 y la sociedad porteña se consolida alrededor de las familias con apellidos ilustres. Laura Escalante, hija de un general de la Nación, es una bellísima joven con ideas claras y fuertes convicciones. Cuando viaja a Córdoba para atender a su hermano enfermo, conoce al indio ranquel Nahueltruz Guor y su vida cambia para siempre. Un amor irrefrenable, enfrentado a todos y a todo, incluso a ellos mismos, los hace transitar años dolorosos, llenos de aventuras, desencuentros y acción, en el marco de la épica lucha entre indios y blancos que ha definido nuestro país desde entonces...

Matrimonio por ambición - Annie West

Un coche aceleró, rompiendo el silencio de la noche del que Flynn había estado disfrutando desde que había dejado atrás el bullicioso Londres. Estaba dando un paseo nocturno por la finca de Michael Cavendish y los únicos sonidos que solían oírse allí eran el ulular de un búho o el rumor de las hojas con el movimiento de algún pequeño animal. Flynn estaba demasiado lejos de la casa como para oír el ruido procedente de la fiesta de invierno que se estaba celebrando allí. Oyó el coche más cerca, debía de estar al principio de la curva, y apretó el paso al darse cuenta, de repente, de que parecía ir demasiado deprisa para que le diese tiempo a frenar. Entonces llegó el frenazo y el estruendo causado por una colisión y Flynn echó a correr...