viernes, 19 de agosto de 2016

La sombra del ciprés es alargada - Miguel Delibes

Con La sombra del ciprés es alargada Miguel Delibes se dio a conocer como narrador en 1948. Hasta esa fecha en que obtuvo el Premio Nadal era un desconocido en el mundo literario, pero no del todo ajeno a la vida cultural. Compatibilizaba su labor de profesor de Derecho mercantil con el trabajo de redactor de El norte de Castilla de Valladolid. Sus primeras colaboraciones en prensa hoy nos parecen un poca excéntricas, pues en el periódico del que lustros más tarde fine director comenzó haciendo dibujos y caricaturas que firmaba como MAX. Pero también hizo, rubricada con sus iniciales, MDS, abundante crítica de cine. Así que estaba muy cercano a la más copiosa fuente moderna de la narración.


Aunque por entonces no leía novelas -según ha confesado-, su «fascinación» por el cine establece el puente natural que desemboca en una firme determinación de ser escritor, más en concreto, de convertirse en novelista. No cabe imaginar otra cosa si se observa el ritmo continuado con que van apareciendo sus próximos títulos: Aún es de día (1949), El camino (1950), Mi idolatrado hijo Sisí (1953), el doble Diario del bedel Lorenzo (1955 y 1958) o, en fin, La hoja roja (1959), por detenernos al filo de los sesenta...


Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF