martes, 2 de agosto de 2016

El Sueño de las Escalinatas - Jorge Zalamea

Pero no he de leerles milagros de dioses, ni hazañas de héroes, ni amores de príncipes, ni proverbios de sabios. Pues respondiendo a lo que viera el ojo, el duro brazo de la cólera arrebató el libro abierto sobre mis rodillas y lo destrozo contra el viento. Y ahora el viento dispersa sus hojas sobre el Río, como ahuyenta el huracán a una bandada de pájaros de mal agüero. ¡Ah! He repudiado el libro. He abolido los libros.

Solo quiero ahora la palabra viva hiriente que, como piedra de honda, hienda los pechos y, como el vahoroso acero desenvainado, sepa hallar el camino de la sangre. Solo quiero el grito que destroce la garganta, deje en el paladar sabor de entraña y calcine los labios profirientes. Solo quiero el lenguaje de que se hace uso en las escalinatas.


Pues tengo el designio, ¡oh creyentes! de abrir audiencia aquí, sobre las escalinatas, de espaldas al Río, frente a los Templos y bajo los Palacios. Designio de incoar un proceso –el vuestro-, de armar un alegato –el vuestro-, de reanudar, fomentar y dirimir la más antigua querella –la vuestra. ¡Apelo a vosotros, creyentes! Necesito de vosotros y de todos los seres de condición contradicha...


Reportar link si está roto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF