lunes, 4 de julio de 2016

La red del cazador - Helen MacInnes

Uno: Una sensación de lasitud, de deslizarse suavemente en el sueño, se esparcía por los campos a medida que el sol de julio trazaba un lento surco hacia abajo y profundizaba su color, perdiendo intensidad. Allí, al borde de la arboleda, las frescas sombras del atardecer se transformaban en el frío de la noche. Irina Kusak ajustó más contra su cuerpo el ordinario impermeable de un tono marrón sucio, tan discreto como su falda y blusa grises. El chal oscuro que había ocultado sus cabellos rubios durante el largo día de viaje hacia el sur caía ahora suelto sobre sus hombros.
Se ajustó el chal alrededor del cuello y se estremeció, no tanto por las sombras cada vez más profundas del bosque, como por la ansiedad creciente, y el temor que sentía al escudriñar la desnuda pendiente cubierta de maleza que llegaba hasta el cerco de alambre de púas. La frontera.


Y tras el cerco, del lado opuesto, en otro país, había un tramo de camino angosto y solitario, entre el alambre de púas de Checoslovaquia y las colinas de Austria. Josef, tendido muy cerca de donde estaba sentada Irina, apoyado sobre los codos, los ojos fijos ya en el camino, ya en la ancha pendiente de maleza, y por último en los árboles que los protegían, intuyó su tensión.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF