viernes, 22 de julio de 2016

Fausto - Johan Wolfgang Goethe

El director: Vosotros dos, que tantas veces me habéis favorecido en afanes y apuros, decidme: ¿qué esperáis de nuestra empresa en tierras alema-nas? Bien quisiera yo complacer a la multitud, antes que todo, porque vive y hace vivir. Armados están postes y tablas, y todo el mundo se promete una fiesta. Los espectadores están ya ahí, tranquilamente sentados, con la curiosidad pintada en el rostro y con muchas ganas de embobarse. Yo sé la manera de atraer el espíritu del público, y no obstante, jamás me he visto tan perplejo. Verdad es que ellos no están habituados a obras primorosas, pero han leído atrozmente.

¿Cómo haremos para que todo sea nuevo y original, y sin carecer de interés, al par sea ameno? Porque, a decir verdad, me gusta ver como el gentío, cual impetuoso torrente, se atropella para llegar a nuestra barraca, y con dolores violentamente repetidos, se estruja al pasar por la angosta puerta de salvación; cuando en pleno día, desde antes de las cuatro, anda a empellones y forcejeando hasta que consigue ganar la taquilla, y lo mismo que en tiempo de hambre para obtener pan a la puerta de la tahona, casi se desnuca para lograr un billete. Un milagro tal, sólo el poeta puede obrarlo en un público tan heterogéneo. ¡Oh! Hazlo hoy, amigo mío...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busca tu libro PDF