Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros. MundoPDF

El castillo de los Cárpatos - Julio Verne

EL PASTOR FRIK: Esta narración no tiene nada de fantástica, sólo es novelesca. ¿Puede deducirse deello que por ser inverosímil no sea cierta? Pensar esto sería un error. Estamos enuna época en la que todo puede suceder. Si esta narración no es creíble hoy, puedeserlo mañana, gracias a la ciencia y nadie la considerará como una leyenda. Por lodemás, no se inventan leyendas al finalizar este práctico y positivo siglo XIX; ni enBretaña, ni en Escocia, la tierra de los gnomos; ni en Noruega, la patria de los diosessecundarios de la mitología escandinava, de los elfos, de los silfos y de lasvalquirias; ni incluso en Transilvania, donde el aspecto de los Cárpatos se presta porsí mismo a todas las evocaciones fantásticas. Sin embargo, conviene hacer notar queel país transilvano aún está muy apegado a las antiguas supersticiones.

El 19 de mayo de aquel año un pastor apacentaba su rebaño en un verde prado, alpie del Retyezat, que domina un fértil valle lleno de árboles de ramaje recto y bellasplantaciones. Las galernas procedentes del Noroeste arrasan en el invierno esteterreno descubierto y sin protección.

Aquel pastor no se asemejaba en nada a los de la Arcadia en su atuendo, ni teníanada de bucólico en su actitud. No era precisamente un Dafnis, ni un Amintas, ni unTityre, ni un Licinas, ni un Melibeo. Ni el Lignon murmuraba a sus pies, calzados engruesos zuecos de madera. Estaba junto al río de Valaquia, cuyas frescas aguashubieran sido dignas de correr por entre las sinuosidades que se mencionan en lanovela Astrea.

Frik-Frik, que así se llamaba el pastor, era natural de Werst, y tan descuidado de supersona como las mismas bestias; bueno sólo para habitar en aquel cuchitrilconstruido a la entrada de la aldea, y donde sus carneros y sus puercos vivíanrevueltos...



No hay comentarios:

Publicar un comentario