MundoPDF. Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros.

La ballena Dios - T. J. Bass

Larry Dever se arrodilló en la oscuridad sobre la húmeda grava frente a East Gate, sus manos sobre las frías y ásperas barras. Las nieblas anteriores al amanecer apelmazaban sus greñas rubias. Frescas gotas colgaban de sus facciones jóvenes y angulosas. Su justillo y sus jeans de fibra estaban mojados.

–Conéctate e informa –murmuró Larry.
–Conecto –dijo su Cinturón, guiñando un amorfo indicador de calcógeno–. El parque estará templado hoy: noventa y dos grados, sin nubes. Alimentos: numerosos.

La larga noche había helado sus huesos. ¿Dónde estaba aquel sol? ¿Dónde el calor?
–¿Sexo?
–Probabilidad cero, punto dos –dijo Cinturón.
Larry sonrió. Esa era una estimación probablemente demasiado elevada, considerando su juventud, cuando la actividad gonadal tenía más de un noventa y ocho por ciento de anticipación. Apoyó su huesuda cara contra las barras, unos rasgos Dever que mostraban las pesadas líneas molares y mandibulares propias de su clan. Hacia Oriente, el cielo comenzaba a teñirse de azul, después de ocre pálido, al tiempo que extraía lentamente un disco solar de cobre que se alzaba expulsando la niebla del lago.

–Al fin.
Los discos ópticos giraron en el mástil de vigilancia. Las puertas chirriaron al abrirse.
–Disfruta. Disfruta. Corre y gasta tus CDV –gritó Cinturón. Las palabras iban acompañadas de una enérgica tonada con ritmo de carga de caballería que calentó la sangre de Larry impulsándole y haciéndole correr sobre unas piernas rígidas a través de la alta hierba húmeda de rocío. Seis pequeños pájaros pardos saltaron de sus refugios y huyeron. Ahora Larry corría, perturbando a los saltamontes y a un escuadrón de mariposas nocturnas amarillo–grisáceas. Al alcanzar los límites de su oxígeno mioglobínico hizo una pausa para recuperar aliento. El sol templaba su nuca y secaba el tejido sintético de sus pantalones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario