MundoPDF. Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros.

Matanza de inocentes ~ Los animales en la investigación médica - Hans Ruesch

La vivisección es un rito fundamental de la Religión de la Medicina Moderna. El acólito estudiante de medicina aprende a diseccionar animales vivos en las clases de fisiología y farmacología durante sus primeros años en el seminario llamado “Facultad de Medicina”. La significación religiosa de tal práctica es implantada profundamente en su inconsciente por sus profesores, que al final de cada experimento le enseñan no a matar al animal, ni a eliminarlo, sino a “sacrificarlo”.

El propósito de tal “sacrificio”, aunque no se comenta nunca explícitamente, es compartido tácitamente por el estudiante-acólito y su profesor- sacerdote. El uso del término “sacrificio”, y la imagen positiva que evoca, evita cualquier deliberación seria sobre los pros y los contras de la experimentación animal. De este modo, la tremenda emoción humana provocada inevitablemente por la vivisección, que se lleva a cabo en recintos “sagrados” alejados de la vista del público y es bendecida por sus obispos y arzobispos, se incorpora de manera subliminal —casi instintivamente— en el sistema de creencias de cada estudiante de medicina.

El futuro médico es adoctrinado en sus años de formación con el valor de la vivisección para la enseñanza, el ensayo y la experimentación, y al mismo tiempo le aseguran constantemente que no es necesario reflexionar sobre la cuestión. Si es sometido a presión, el alumno podría defender su uso en circunstancias muy limitadas; no obstante, de acuerdo con la ética básica de la Religión de la Medicina Moderna —una ética que dice que “los métodos extremos siempre acaban siendo los métodos de trabajo habituales”— pronto aprobará la vivisección a gran escala, y de hecho a escala masiva. ¿Cómo si no puede aplicarse al resfriado común la penicilina, un medicamento maravilloso para la meningitis y la neumonía severa? ¿Cómo si no puede ser prescrita para la quemadura solar la cortisona, un milagro para la a veces letal enfermedad de Adison?

No hay comentarios:

Publicar un comentario