Esta página es gratuita. Gracias por tu donación


lunes, 17 de julio de 2017

Nota de Suicidio - Sirkka Ports



Me llamo Victoria, hoy cumplo dieciséis años y hoy voy a suicidarme. La idea del suicidio me ronda por la cabeza desde hace seis años. La determinación de poner fin a mi vida se ha mantenido constante a lo largo de estos años, sin embargo, la forma de llevarlo a cabo ha ido cambiando conmigo. A los diez años mis pensamientos suicidas se basaban en un sólo modus operandi, la defenestración. Pensaba en lo fácil que sería subirme a una silla, abrir la ventana y dejarme caer al vacío.

Me encantaba imaginarme flotando libre, en unos segundos que se harían eternos mientras la fricción del viento en mi ropa y mi rostro me envolvería para de repente sumergirme en el silencio y la oscuridad más absolutos. Conforme los años pasaban, esta idea dejó de ser tan tentadora. En mis recreaciones imaginarias sólo veía mi cabeza estallar contra el suelo hecha añicos y mis sesos esparcidos por la acera, en serio peligro de acabar goteando por la alcantarilla. Una visión de lo más perturbadora.

Posteriormente, al cumplir los doce años, no podía evitar deleitarme imaginando el alivio que sentiría al reunir el valor suficiente para cortarme las venas. A esta edad mi madre ya me dejaba cierta dosis de intimidad en el baño. Seria sencillo, una bañera rebosante de agua caliente, una cuchilla de afeitar y coraje, mucho coraje para hundir la cuchilla en mis pálidas y delgadas muñecas. En esta receta sólo me faltaba un ingrediente, el coraje. Lo sé por experiencia, dado que estuve sumergida con la cuchilla en mi mano demasiadas veces y no pude hacerlo...

Te gustaría compartirlo con tus amigos

Reportar link si no funciona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Powered by Jasper Roberts - Blog

Busca tu libro PDF