Buscador para buscar: + 1500 Libros

jueves, 17 de marzo de 2016

Cincuenta sombras íntimas #4 - E. L. James

La Srta. Anastasia Steele me está llamando. Y no puedo creer lo jodidamente feliz que estoy por eso - que soy, un adolescente o que? "Err - nos gustaría seguir adelante con la sesión de fotos para el artículo," me dice con voz entrecortada, un poco nerviosa. "Mañana, si le parece bien. ¿Donde sería conveniente para usted, señor? "


Sólo escuchar que ella me llame 'Señor' por teléfono me hace sentir cosas, pero me las arreglo para mantenerme tranquilo y sugiero que nos encontremos en "The Heathman" a las nueve y media de la mañana siguiente. Diablos, me puedo quedar en Portland un poco más, puedo trabajar desde aquí , que Taylor y Andrea organicen las cosas para mí, ese es su trabajo.

Trato de convencerme de que tal vez ver a la señorita Steele de nuevo me ayudará a librarme de esta molesta e inconveniente obsesión por ella que parece que he desarrollado, pero la verdad es que no puedo hacer nada por mi - Tengo que verla de nuevo.

Y todavía está ahí. Lo siento cuando nos damos la man cuando nos encontramos a la mañana siguiente. Es zumbido de electricidad entre nosotros. ¿de qué va todo eso? Pero a medida que nos tocamos, yo sé que ella también lo siente, porque su respiración se vuelve irregular y se sonroja, en ese tono sexy de color rosa al que que empieza a reultultarme muy familiar. Me gustaría ver su trasero con esa sombra de color rosa después de haberla azotado de haber sacado la mierda fuera de ella. De hecho desde que ella me pregunto si yo era gay, ¿cómo mierda se atrevió?...


Reportar link si está roto

Mantente en contacto con nosotros a través de Facebook. Sólo presiona el botón Me gusta