MundoPDF. Blog para descargar libros en PDF, descarga en PDF libros.

El Paradigma Perdido - Edgar Morín

Este libro constituye, a la vez, un giro y un regreso a un punto de partida. La orientación teórica es nueva, pero la preocupación ya existía. En El hombre y la muerte 1 escrito entre 1948 y 1950, ya busqué el punto de unión y de ruptura entre biología y ciencia del hombre. «Nuestra antropología de la muerte —escribí— fundamentada en la prehistoria, la etnología, la historia, la sociología, la psicología infantil, la psicología en general, tiene que encontrar ahora su confirmación biológica, si quiere afirmarse con autenticidad científica».

En modo alguno pretendo atribuirme una perspicacia o una imaginación excepcionales. Creo, únicamente, que me planteaba una de estas cuestiones ingenuas, banales, evidentes, que todos solemos plantearnos entre los siete y los diecisiete años, y que luego se inhiben, se reprimen, se asfixian y se ridiculizan en cuando entramos en las Universidades y en las Doctrinas. Autodidacta por complexión, es decir, no dejándome intimidar excesivamente por los decretos de la Escuela ni por la majestad de las Autoridades espirituales, me era imposible dejar de reconsiderar el nudo gordiano que la antropología oficial creía haber zanjado perfectamente. Es sabido que la teoría dominante sobre el hombre se funda, no solamente sobre la separación, sino sobre la oposición entre las nociones de hombre y de animal, de cultura y de naturaleza. Todo lo que no encaja en este paradigma viene condenado como «biologismo», «naturalismo», «evolucionismo».

Pero después de haberme otorgado un satisfecit, debo ahora censurarme por haber permitido que durante veinte años la pregunta fundamental dormitara en mi interior. Bien es verdad que no he podido nunca considerar al hombre como una entidad cerrada, separada, radicalmente extraña a la naturaleza, y que cuando en 1962 me pregunté de nuevo «¿qué somos? ¿qué es el hombre en el mundo?» (Le vif du sujet), intenté formular una «antropo-cosmología». Pero ahora veo claramente que faltaba, no solamente el eslabón biológico esencial, sino también los elementos básicos donde apoyar tal meditación. Sin darme cuenta me he encontrado encerrado en el ghetto de las ciencias humanas; por esto, cuanto más me acerco al problema central, mis limitaciones y la estrechez de mi cultura más me alejaban del mismo. En Introduction á une politique de l'homme, escrito por las mismas fechas, el problema bioantropológico aflora repetidas veces, pero de manera rota, fragmentaria, superficial, ignorante; unas veces considerando que la acción científica es «el producto 1 Publicado por Kairós, 1974, en esta misma colección. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario